Not too long ago I moved to Norway from the UK. I say not too long ago because that is how it feels, but the truth is it’s been almost three years already. During this time I’ve been able to visit a fair amount of places around the country. Some, of course, better than others, but every single one of them was interesting in a different way. In its way.

This blog will serve me two purposes: one, enjoying my trips again while I write things down. And two, making sure I remember all the details so that I make this country mine while at the same time I learn the language. It is difficult to keep talking about “that place around the West” or that “little island in Northern Norway”. It is also difficult to remember everything when you can’t write the names, or when all you can get is an approximation*.

Also, I’d like to share my experience with others, being “others” both my already close friends and all the other people that get to read this blog. To both: take this as-is, just my experience, neither the best nor the only way of enjoying Norway, but definitely one I’ve chosen carefully so that I get to know the country and its people.

That is, in my opinion, what makes living abroad difficult and rewarding.

*Norwegians have nine vowels: our five, plus three that are unlike anything we’ve seen (æ, ø, å), plus one that is familiar to us, but as a consonant (y); normally one can write ae, oe, and aa to avoid the keyboard layout shifting mess, but I’m just a Spaniard typing in English on a Norwegian keyboard so bear with me amigos.

(ES) Cuaderno de bitácora noruego

No hace mucho me mudé a Noruega desde el Reino Unido. Digo que no hace mucho porque esa es la sensación que me da, pero la verdad es que han pasado ya casi tres años. Durante este tiempo he podido visitar una cantidad considerable de sitios a lo largo del país. Algunos, claro, mejores que otros, pero cada uno de ellos interesante de diferente manera. A su manera.

Este blog va a servirme para dos cosas: una, disfrutar de mis viajes de nuevo a la par que escribo. Y dos, asegurarme de que recuerdo todos los detalles para que, de esa forma, pueda hacer de este país el mío a la vez que aprendo la lengua. Es difícil seguir hablando de “aquel sitio al Oeste” o de “aquella isla del Norte de Noruega”. Es también difícil recordar cada uno de los detalles cuando no se pueden escribir los nombres correctamente, o cuando a todo lo que se puede aspirar es a una aproximación**.

Además, también quiero compartir mi experiencia con los demás. Con los “demás” me refiero tanto a los que ya considero mis amigos cercanos como a todas aquellas otras personas que acaben leyendo esto, por algún motivo. A los dos, tomaos esto como lo que es, simplemente mi experiencia. No se trata de la mejor ni de la única manera de disfrutar del país, pero sí de una que he elegido con cuidado y deliberadamente para adaptarme y conocer Noruega y sus gentes.

Eso es, en mi opinión, lo que hace vivir fuera difícil y gratificante.

**Los noruegos tienen nueve vocales: nuestras cinco, además de otras tres que no se parecen en nada a ninguna de nuestras letras (æ, ø, å) y de otra que aunque nos sea familiar, para nosotros es una consonante (y); normalmente, uno puede escribir ae, oe y aa para evitar el desbarajuste de distribuciones de teclado, pero sólo soy un español escribiendo en inglés con un teclado noruego, así que paciencia conmigo, amigos.